Ángel Sabín

Por lo público

J. I. WERT, ministro de Educación, Cultura y Deporte

El ministro sorpresa  con el apoyo de FAES y de PRISA

Wert como diputado en la legislatura 1986-89

Su ideario educativo

José Ignacio WERT ORTEGA (Madrid, 1950) es nuevo y recién llegado al ministerio, pero no es un novato en política. Esta es su experiencia desde que en 1977 entra en UCD y en 1980 ocupa el primer cargo político como vocal del Consejo Asesor de RTVE. Con la crisis de UCD, en 1982 se alinea en el democristiano Partido Demócrata Popular de Óscar Alzaga, que le llevará a ser concejal de Madrid, de 1983 a 1986, al integrarse en la Coalición Popular. Después sería diputado por A Coruña con Coalición Popular en 1986-87, año en que renuncia a su acta de diputado.

En el grupo PRISA. En 1987  comienza su otra actividad empresarial al fundar DEMOSCOPIA, que presidirá hasta 2003, y que es la empresa contratada por PRISA para los sondeos de opinión. Esta relación se estrecha y Wert será nombrado Consejero Delegado de GDM, la empresa comercializadora de publicidad  -incluidos los anuncios de contactos- del grupo PRISA, compaginando en este tiempo ambos puestos. Esta relación es la que le ha llevado a ser tertuliano asiduo de la SER y colaborador ocasional en las cadenas del grupo: CNN Plus y Cuatro.

En 2003 amplía su actividad y pasa a ser Adjunto al Presidente del BBVA, Francisco González, en la Dirección de Relaciones Corporativas del Grupo BBVA. En 2005 pasa a la empresa INSPIRE CONSULTORES, de la que es presidente, dedicada a la asesoría de empresas en los ámbitos de la comunicación, opinión pública y responsabilidad social corporativa. Desde 2004 preside también la empresa KANTAR MEDIA. Estas actividades y otras están muy relacionadas con las encuestas y seguimiento de los medios, lo que le lleva a presidir, desde 1994 a 2003, la empresa SOFRES A.M.V., de análisis de audiencia, que se integra en la anterior. También desde 2003 preside la EFQM (Fundación Europea para la Gestión de la Calidad) en representación del BBVA.

Los apoyos de FAES. A la vista de su biografía, el ministro  Wert no es tanta sorpresa ya que ha vuelto a la política activa en el mismo campo donde empezó, el de la derecha. Aquí cuenta, según varias  fuentes, con el apoyo de Pedro Arriola, colega de la profesión, estratega de Génova y asesor personal y electoral de Aznar y de Rajoy. Pero el ahora ministro es un antiguo colaborador de Faes y con la aportación de un pensamiento y una visión muy conservadora de España. Ese es el planteamiento que hace en el extenso y principal artículo España: ¿la nación deconstruida?, publicado en el nº de octubre-diciembre de 2006 en el órgano ideológico de Faes, Cuadernos de pensamiento político”.

Su ideario educativo

No se ha prodigado mucho en sus escritos sobre educación, aunque su participación se ha incrementado con la proximidad de las elecciones. La primera referencia es de junio de 2009, una larga entrevista aparecida en el nº 60 de Executive Excellence cuando era presidente de EFQM. En ella  plantea un  reto soberbio: Hay que repensar todo el sistema educativo

España tiene como uno de sus problemas  más determinantes el de la educación, que, a nivel de la enseñanza universitaria, viene ya arrastrando tantos déficits de los estadios anteriores, que lo sorprendente sería que fuera eficiente viniendo de arrastrar tanta ineficiencia. Un país con más de un 30% de drop out en la fase obligatoria de la enseñanza ¿cómo va a posicionarse en la Economía del Conocimiento?

Es un tema en el que se insiste mucho, el desajuste entre el núcleo de contenidos y los requerimientos del mercado de trabajo. Es uno de los aspectos que el Sistema Bolonia intenta resolver mediante un planteamiento mucho más reducido de lo que sería el núcleo de enseñanzas teóricas básicas y en cambio un énfasis mayor en la especialización a través de los distintos niveles de post-grados, Másters y Doctorados.

Bolonia es un paso adelante importante, pero yo creo que se queda corto porque en realidad una de las consecuencias de la aceleración tecnológica es que hay que repensar todo el sistema educativo para convertir en realidad el learning for life, que, evidentemente es lo que te permite acceder a los escalones superiores de la cadena de valor, algo a lo que este país no puede renunciar. Nunca vamos a ser competitivos como alternativa a los países que van a llevar el timón en lo manufacturero: China, Brasil…. Y nos va a costar incluso ser competitivos en industrias del conocimiento en donde ya no se trata de que los países de arriba del todo nos lleven mucha ventaja, como EEUU, sino que hay otras economías emergentes, por ejemplo,  India, que han llegado también allí a través de atajos competitivos.

Nuestro nicho de especialización tiene que ser un nicho consciente de oportunidades y limitaciones, eso quiere decir que desde el punto de vista de las limitaciones, claramente la que más pesa para la redefinición del lugar económico de España en el mundo es la educativa.

Paradójicamente, España que tiene notables carencias en el campo de la educación obligatoria y post-obligatoria, tiene en cambio instituciones excelentes en la formación en Management, la que proporcionan las Escuelas de Negocios. España es excelente en Escuelas de Negocios: No tenemos una sola institución universitaria pública de excelencia, quiero decir reconocida en rankings en las primeras 200 posiciones, en cambio coloca 3 Escuelas de Negocios en esos ranking. Esto es llamativo.

España tiene un muy alto nivel de Management. El problema es que tenemos muy buenos MBA, pero no tenemos un número suficiente de ingenieros, ni de matemáticos, ni de informáticos, tenemos carencia de profesionales en todo el entorno científico-tecnológico y eso es un handicap competitivo muy caro a la hora de definir y, sobre todo, implementar ese nuevo modelo de crecimiento del que tanto se habla.

Esta es la cita textual referida al tema educativo en un contexto de referencias económicas con predominio de palabras como: empresa, sistema económico, mentalidad económica, gestión de la excelencia, ventaja competitiva, gestión del talento, liderazgo empresarial. Desde los ámbitos de la empresa de “gestión de la calidad” y del medio entrevistador parece fácil el diagnóstico. Ahora toca concretar las medidas para, como dice en la  entrevista, “acceder a los escalones superiores de la cadena de valor”.

Su participación ideológica en la Faes había sido muy importante en 2006, dando forma y argumentación a muchos de los conceptos generados o recuperados en los gobiernos de Aznar. Esto no coincidía mucho con las intervenciones del ahora ministro en las tertulias de los medios del grupo PRISA, tal vez porque evitaba entrar en esas cuestiones. Pero, un año después, julio de 2010, J.I. Wert decide “poner todos los huevos en la misma cesta”  -tal vez como conocedor de las encuestas- y acude como estrella invitada al Campus Faes para pronunciar la conferencia “La sociedad española ante la agenda de reformas”, un verdadero borrador de programa electoral. Aborda cuatro temas: reformas políticas o institucionales; reformas económicas; la educación; los valores. Es importante ver el planteamiento de la conferencia con imágenes al comienzo y al final que hablan por sí solas, y es interesante leer el artículo de 2006 –“España: ¿la nación reconstruida?”- para ver de donde parte.

Las reformas en educación.

“No es una exageración afirmar que se trata de la reforma más importante que la sociedad española debe afrontar”.

 “Pero la reforma educativa no es solo una cuestión de recursos ni siquiera lo es –aquí y ahora- principalmente. Los parámetros fundamentales de la reforma educativa tienen que ver, antes que con cualquier otra cosa, con los valores”.

 “En los últimos 30 años se ha hecho un esfuerzo económico y organizativo ingente orientado a la universalización formal. No ha sido un esfuerzo baldío. Pero, por razones en sentido amplio políticas, lo cierto es que se ha producido un resultado muy inferior al deseado y, en todo caso, al aceptable”.

“El fracaso de que damos cuenta es específicamente político en cuanto deriva no solo de un marco legal inadecuado (que también), sino asimismo de una deriva democrática equivocada que ha erosionado las bases del sistema y ha pervertido su funcionamiento:

                        *Concepto abusivo e invasivo de Comunidad Escolar. Idea de co-gobierno (padres, alumnos, docentes, no docentes…).La Comunidad educativa no puede ser una comunidad democrática, porque el proceso educativo no es democrático.

                        *Subsiguiente deterioro primero de la autoridad, después de los estándares de exigencia y, finalmente, de los valores nucleares del proceso educativo: esfuerzo, mérito, reconocimiento, excelencia…

                        *Sistema estresado por súbito cambio del patrón demográfico y complicaciones específicas asociadas.

                        *Mala lectura de las oportunidades de la educación”.

Este es el planteamiento: es la reforma más importante, lo que da continuidad a su expresión de un año antes: hay que repensar todo el sistema educativo. Si se lee su artículo de 2006, hace un análisis del período 1976-2004, 28 años en los que se suceden los gobiernos de centro derecha y centro izquierda (expresión suya), que pudieron contener la “deriva democrática” en la organización del Estado y las Autonomías. Pero no habla de las reformas educativas ni de lo que repensó al respecto el Partido Popular hasta 2004.

Reconoce la universalización, aunque solo formal, de estos 30 años. Tendría que aclarar los resultados de incrementos en los niveles no obligatorios (Bachillerato y FP), enseñanzas artísticas y en titulados universitarios, de acuerdo con las estadísticas generales. Pero ha sido un fracaso por el marco legal inadecuado y por la deriva democrática. No son conocidas manifestaciones tan extremas y contrarias al funcionamiento de los centros por ninguno de los ministros o políticos del PP. Y han sido ministros de Educación –no se le olvidará- Rajoy, Aguirre y del Castillo y no han hecho ninguna reforma en este sentido.

Claro que podría esperarse otro planteamiento en línea de lo que dice el Preámbulo de la Constitución -“la voluntad de establecer una sociedad democrática avanzada”- y que concreta más en el Artículo 27.7: “Los profesores, los padres y, en su caso, los alumnos intervendrán en el control y gestión de todos los centros sostenidos por la Administración con fondos públicos, en los términos que la ley establezca”.

Esa descripción de Wert se refiere evidentemente a la enseñanza pública, muy estresada, que aguanta ella sola ese “cambio de patrón demográfico” (¡Vaya eufemismo para no mentar la inmigración¡) y otras muchas cosas.

¿Por donde van las soluciones? Si  hace un año decía que no era cuestión de recursos, ahora lo será menos. Ya conoce los datos de la reducción de 3.000 millones de euros para educación en los presupuestos autonómicos. De esta forma nos seguiremos alejando de la media de inversión en los 15 países más desarrollados de Europa que llega al 5% del PIB, mientras que España se queda en el 4,3 % y Madrid en el 2,46 %. Y si el ministro ha consultado las estadísticas – competencia suya- comprobará el incremento de 320.000 alumnos en niveles no universitarios y de 200.000 entre los universitarios en los dos últimos años, más el aumento que se está produciendo en el presente curso a consecuencia de la crisis económica. Si no son los recursos, la solución, muy evangélica, son los valores: esfuerzo, mérito, reconocimiento y excelencia.

Concluye la conferencia a que nos venimos refiriendo haciendo suya una cita de Rahm Emmanuel sobre la crisis: “No podemos dejar escapar una crisis tan buena”. Dice que “hay un claro reflujo de las aspiraciones participativas en beneficio de la restitución de la autoridad y de la exigencia”.

“Los evidentes excesos en la descentralización del sistema educativo ya han producido un impulso social hacia una recuperación del papel del Estado. Hay más gente a favor de que el sistema educativo sea gestionado desde el Estado que favorables a su gestión autonómica”.

E insiste, al hablar de las reformas políticas, que hay que hacer “un análisis de la eficiencia de las transferencias realizadas a granel”, por lo que tendrá que explicárselo a su jefe Rajoy, que hizo las transferencias cuando fue ministro de Administraciones Públicas. Y da una vuelta más: “tendrá que rescatarse aquello que más ha crecido, i.e., la Administración Autonómica.

Lo anterior, de 2010, explica que Wert “pusiera todos los huevos en la misma cesta” y que quisiera volver a la política activa. Una actuación de hooligan ante las fuerzas del PP. Ya en el pasado mes de octubre, a  un paso de las elecciones, salió a lucir palmito y apoyar ideológica y políticamente los recortes de Aguirre, Cospedal y Feijóo en el artículo “La mala educación“,  publicado en el Diario Vasco.com:

“El conflicto planteado por los docentes de la educación pública en Madrid, Castilla-La Mancha y Galicia se basa en una reordenación de sus horarios, ampliándose las horas de clase y reduciéndose correlativamente las de otras actividades vinculadas (preparación, tutorías, atención a padres). El incremento de la carga lectiva se encuentra dentro de los parámetros legales a nivel nacional y supone un considerable ahorro para las arcas públicas. La medida, por tanto, supone un intento de racionalización del gasto, puesto que los recursos disponibles para la educación no son suficientes para mantener la holgura anterior y el sistema arrastra un considerable déficit”.

El problema mayor de la educación en España no parece ser tanto de recursos como de resultados. Los malos resultados no son principalmente culpa de los profesores, sino de un sistema muy disfuncional. Pero aun así choca que por dos horas más de clase a la semana hayan dejado a los alumnos (de momento) sin 25 horas de clase. Que cada uno saque sus conclusiones”.

Ahora  los recursos ya no son suficientes y hay un considerable déficit, pero aún así el problema son los resultados y los culpables (no principalmente) los profesores y el sistema disfuncional, que ya nos explicará, así como que el problema es de las dos horas lectivas.

Ya lleva más de un mes de ministro y aún no ha completado el equipo. Las primeras medidas que anuncia para tratar en la Comisión de Consejeros indican el camino: nada de oferta de empleo público en secundaria; cambio/supresión de 4º de ESO y bachillerato de tres años; nuevo modelo de FP; homogeneización de los programas de bilingüismo; y cambio/supresión de Educación para la ciudadanía. Veremos si eso es suficiente para “repensar todo el sistema educativo” o era una baladronada.

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: