Ángel Sabín

Por lo público

Toma cara la reforma educativa neoliberal del ministro Wert

Vuelta al pasado y ficticia modernidad

Wert no solo no se sale del guión sino que hace méritos para cumplir los estándares de exigencia que les ha puesto Rajoy y  ser el ministro excelente – aunque hay varios en esa competición y sacar todo el potencial de esas ideas neoliberales. En algunas informaciones se ha dicho que aplica el programa de la Faes; más bien él es el que ha plasmado esas ideas en sus intervenciones y documentos en la  fundación de Aznar.

Su comparecencia en la Comisión de Educación del Congreso de los Diputados es la primera presentación de sus proyectos, más allá de la terna de sus publicaciones sobre educación: una entrevista de 2009, un artículo periodístico de octubre pasado y su conferencia en el campus Faes 2010. Es importante ver y analizar el texto completo, en el que se explicitan con claridad sus ideas sobre educación.

Su planteamiento se basa en cuatro ideas:

1ª. Mejorar el sistema educativo para preparar a los alumnos para competir en la sociedad del conocimiento.

2ª. El capital humano cualificado es una garantía de futuro, pero de ello depende también algo más importante aún, la calidad moral de nuestra democracia…Para que el espíritu público pueda dirigirse al grande objeto de formar verdaderos españoles, hombres de bien y amantes de su patria”.

3ª. Los resultados. “Esa enorme inversión de recursos ha sido muy ineficiente, en la medida en que no ha servido para que los estudiantes españoles progresen en conocimientos y resultados como sus colegas europeos. Y esto, no lo olvidemos, es el objetivo último de la educación”.

4ª. Conclusión:”El problema de la educación española no es fundamentalmente un problema de recursos”.

Los objetivos reformistas. Plantea reducir el 10 % la tasa de abandono escolar temprano (está en el 28,4 %); mejorar la calidad y para ello formular una Estrategia Nacional de Calidad; corregir la “mal entendida equidad” (¿se refiere a la comprensividad?) que ha reducido el nivel de exigencia; manteniendo y reforzando la equidad básica, que es la igualdad de oportunidades.

Concluye esta introducción diciendo: “El primer cambio que necesita la educación española es un cambio de mentalidad. Hay que abandonar la cultura del acomodo y la mediocridad. Es  indispensable que en la escuela se vuelvan a promover valores como el esfuerzo, el mérito, la satisfacción por el trabajo bien hecho, la autoexigencia, la responsabilidad o el respeto a la figura del profesor”.

Cinco propuestas.

1. Sistema de acceso a la carrera docente y progreso dentro de ella, vinculado a los resultados que obtengan. Aprobar un Estatuto del Docente.

2. Autonomía de los centros y evaluaciones externas. Crear centros de especialización curricular. Dar más margen de acción a los centros para que tengan capacidad de adaptarse a las necesidades de sus alumnos. Para ello, es necesario incrementar las competencias de los directivos y promover la profesionalización en la gestión de los centros. Fijar estándares, es decir, precisar los conocimientos mínimos que deben alcanzar todos los alumnos en las distintas etapas y realizar pruebas censales generales. Las familias reclaman este tipo de información porque sin la misma es muy difícil que puedan ejercer la libertad de elección de centro.

3. Reforma de la secundaria y bachillerato. Se suspende la aplicación de lo previsto para la reforma del 4º curso en la Ley de Economía Sostenible. Cambiar la estructura actual de 4+ 2 por la de 3 + 3 tanto para Bachillerato como para FP, siguiendo en esta el modelo dual alemán.

4. Bilingüismo español-inglés. El inglés es una herramienta para la transmisión del conocimiento. Diseñar un programa de bilingüismo abierto a la participación de todas las Comunidades. También se incluirá en la Formación Profesional.

5. Educación para la Ciudadanía, sustituida por Educación Cívica y Constitucional para “proporcionar a los alumnos el conocimiento de la Constitución como norma suprema que rige nuestra convivencia, la comprensión de sus valores, de las reglas de juego y de sus instituciones, mediante las cuales se conforma una sociedad democrática y pluralista, así como de la historia e instituciones de la Unión Europea, de la que España forma parte”.

Trata después las propuestas relativas a Universidades y Deporte, que dejamos ahora.

Análisis. La vuelta al pasado. Parcialidad de datos.

El planteamiento del ministro sigue en su línea neoliberal de otros escritos al partir de que hay preparar a los alumnos para competir, buscar resultados y afirmar que no es un problema de recursos. Debería releer la exposición de motivos y el titulo preliminar de la LOCE (ley del PP) para ver las diferencias de pensamiento y lenguaje.

Pero también hace un diagnóstico  parcial, por incompleto, y sesgado; datos no dignos de un sociólogo, aunque puede que sí de un “cocinador” de encuestas. Oculta el dato fundamental de que en los 15 países más desarrollados de Europa se dedica el 5,5 % del PIB a educación, mientras que en España es el 4,3 y en Madrid el 2,46. Esto debería relacionarlo  con el número de alumnos que, para el curso 2010-2011, se incrementó en 140.000. También conoce y omite que el sistema educativo español atiende a 762.746 alumnos extranjeros (curso 2009-10), de los que el 13,6 % corresponden a la Comunidad de Madrid, que dedica solo el 2,46 % del PIB. Pero el ministro ignora en su exposición no solo que estos alumnos existan sino donde estudian: el 95,1 % en centros públicos; el 4,8 en centros concertados; el 0,2 en centros privados no concertados. Tampoco da los datos de los alumnos de Programas de PCPI, que está el 75,5 % en centros públicos, y el 84 % de los alumnos de los Programas de Garantía Social. Esta parcialidad del diagnóstico es una recurrencia con lo dicho por el PP el 18 de enero de 2010 en sus propuestas para el Pacto Social y Político por la Educación, fallido, para justificar las reformas.

El parto de los montes. Con ese diagnóstico el ministro justifica la necesidad de “emprender inmediatamente una ambiciosa reforma de nuestro sistema educativo”, pero renunciando a aprobar una nueva ley de educación. Como si eso fuera fácil. Desde 1976 a 2011 la derecha  ha hecho una ley en tiempo de descuento. Ni UCD ni Aznar hicieron nada hasta  el 23 de diciembre de 2002 (LOCE), cuando faltaban 14 meses para las elecciones. Y antes fueron ministros de Educación Aguirre y Rajoy. Pero les dio tiempo a quitar el carácter educativo a la etapa 0-3 y llamarla preescolar, cambiar las condiciones de estos centros y la titulación del personal responsable y subvencionar la etapa de educación infantil. Todo en la línea de organizar la demanda de los centros concertados y facilitarles la continuidad al llegar a la escolarización obligatoria. La otra medida que pusieron en práctica fue cambiar el sistema de elección de directores, posibilitando que la elección ya no fuera exclusivamente por el consejo escolar del centro.

¿Cuál es esa ambiciosa reforma? 

El Estatuto Docente es necesario y se viene posponiendo. Ahora se ha quitado un obstáculo con la eliminación de toda jubilación anticipada. Pero en la LOCE plantearon la línea de la carrera docente con la reactivación del cuerpo de catedráticos. Veremos la propuesta, pero que no distraiga con eso de la ”autoridad pública” del profesor.

El bilingüismo es tema en el que no tiene competencias y va a proponer un plan a las Comunidades. Dice que “el inglés es una herramienta para la transmisión del conocimiento”. ¿Y el castellano-español no lo es? ¿La “marca España” es solo “la roja”? Un toque de modernidad.

Educación para la Ciudadanía  y los Derechos humanos va a ser sustituida por una materia aséptica, que hable de instituciones y derechos teóricos, pero no de problemas; de la familia, pero no de su realidad; de pobreza, pero no de los pobres; habla él y hablaremos  del “cambio de patrón demográfico”, pero no de  inmigración; del Parlamento Europeo, pero no de las leyes que aprueban…¿Así se educa? ¿Así se lleva a cabo el “learning for life” que usted propugna? Es como recordar la famosa Ley de Prensa, de Fraga, en que, leída, parecía que teníamos esa libertad.

Potenciar la escuela privada es lo que se esconde tras esa propuesta de autonomía de los centros y evaluaciones externas: crear centros de especialización curricular, adaptarse a las necesidades de los alumnos, profesionalizar la dirección de los centros, fijar estándares, realizar pruebas censales generales y aplicar el “benchmarking”, esto es, comparar y difundir las buenas prácticas”, para que “las familias puedan ejercer la libertad de elección de centro que les reconoce la Constitución”. (Véase la pág. 3 de la comparecencia). Ya ocurrió esto con los itinerarios planteados en la LOCE al no obligar a los centros concertados a tener todos los itinerarios. El resultado: las estadísticas de escolarización señaladas más arriba. Y con la profesionalización de los directores – esto en los centros públicos, claro- se quiere eliminar la gestión participativa de los centros, establecida en el Artículo 27. 7 de la Constitución, y crear un cuerpo ideológicamente afín, controlado y controlador. Así no habrá “marea verde”.

Le queda reducir la tasa de abandono escolar temprano (un 28,4 %), para lo que propone la reforma de la ESO, como ya hiciera el PP en  el citado documento de propuestas para el Pacto. Es un falso argumento puesto que ese 28,4 % de alumnos ya ha concluido la etapa obligatoria y, sin embargo, debería preocuparse de ese 26 % que no termina la secundaria. Eso sí podría justificar la reforma. ¿Por qué no analiza cómo esa clasificación de abandonos la encabezan Comunidades como la Valenciana y Baleares?

En la Ley de Economía Sostenible se incluyó una modificación del 4º curso en esa línea, pero la van a derogar. Son muchos los problemas que hay que resolver para aplicar ese plan y ya se han dicho en todos los medios, salvo que el ministro siga en la línea de hacer la selección completa del alumnado en los centros concertados, que los “adaptará a las necesidades de los alumnos”. ¿También los centros concertados van a impartir la Formación Profesional y los tres cursos? ¿Va a subvencionar esos dos nuevos cursos con el déficit económico que reconoce? Aunque como no es un problema de recursos…

Los olvidados. Para concluir, el ministro no ha dicho nada de todos esos alumnos con necesidades especiales: la compensatoria, los PCPI, la garantía social, las becas, la integración. No hay en su comparecencia una comprensión general de lo que es “la educación pública” de un país  y no se ve por qué la cita de A. de Argüelles delpreámbulo de la Constitución de 1812.

Al buscar sus artículos o intervenciones  por palabras  clave no aparecerán desigualdad, compensatoria, comprensividad, educación inclusiva, integración, atención, diversidad, pluralidad, inmigración, público, formar, participación. Esto es lo que hay, falsa desideologización, como pretende con Educación para la Ciudadanía.

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “Toma cara la reforma educativa neoliberal del ministro Wert

  1. El gobierno utiliza la Educación como un campo exclusivamente partidista y de paso un buen lugar desde donde contentar a las empresas privadas que se dedican a este “negocio” de la educación

  2. jose luis gonzalez gil en dijo:

    Wert se ha quitado la careta y, como todos los conversos, quiere mear mas alto que el resto de sus colegas de ministerio, y en contra de lo que se podría esperar de su trayectoria de sociólogo profesional está gestionando desde la IDEOLOGÍA MAS DERECHISTA Y RETRÓDOGA de todo el Gobierno del PP. De nosotros depende que la cosa siga. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: