Ángel Sabín

Por lo público

Así va el país

Serie “Entre duelos y quebrantos”

El duelo de Iker Muniain

 

¿Por qué lloran los españoles?

Con la que está cayendo, dicen, la final de la Europa League en Bucarest entre los Atletis de Bilbao y de Madrid se llena de españoles. Al final del partido Iker Muniain llora que te llora, y los seguidores, y en Bilbao. La semana siguiente, final de la Liga, pierde el Levante y ahora quien llora, consolado por su hermano, es el presidente del club, un tal Fernando Roig, que al día siguiente tiene que ir a declarar por el caso NOOS ( es Suus, de ellos) por los 700.000 € que dio a Urdangarín por un informillo de nada. Al preguntarle los periodistas por su declaración en el juzgado responde:”les ruego que me respeten el día de dolor que yo llevo”.(¡Fuerte, no?¡)

Y unos días más tarde, en la Copa nuestra, de España  –que llaman del Rey, aunque no pone nada- otra vez a llorar los de Bilbao. ¿Pero qué les pasa a los leones? Casi no me atrevo a recordar lo de Boabdil en la toma de Granada (“llora como mujer ya que no has sabido defenderla como hombre”), pero las mujeres no lloran por estas cosas del fútbol, como algunas bilbaínas forofas, o como algunas frustradas procesionarias sevillanas o rocieras folclóricas. Las mujeres lloran por lo importante: Por no poder conciliar la vida familiar y profesional; por estar siempre renunciando; porque de las amigas ya solo trabaja una; porque con la subida de la guardería y el paro se van a quedar en casa; porque además tienen que cuidar a sus padres; porque tienen que estar ellas encima de los hijos para que estudien y hagan las cosas mientras ese ministro Wert les habla de esfuerzo, de excelencia, de mérito; porque están cansadas de que muchos vean que lo que hacen no tiene “mérito”; porque ahora, con todo esto, les vuelven a calentar la cabeza con lo del aborto. Las mujeres también se cansan ya de llorar y ver que esto no cambia. Tal vez por eso ahora fuman más; en esto sí que “mi cuerpo es mío”. Pero, ¡ojo¡, que el obispo de Alcalá de Henares, si ha empezado a hacer el repaso, os puede sorprender y recuperar la “Guía de la buena esposa”.

Duelo de F. Roig y su hermano Juan

El duelo A. C. de Bilbao/ F.C. Barcelona, el duelo por el himno. Sufriendo por el himno, pero no porque otros no quisieron ceder el campo para el partido real y para escuchar el himno. En una competición a la que llegan dos finalistas, ¿por qué no tocan sus himnos a ver si se pitan entre ellos? ¿O por qué no ponen sus himnos y el de España? Es una competición dentro de todo el tinglado futbolístico y en ninguna eliminatoria se pone el himno de España. A los no seguidores de los finalistas (Aguirre, García Margallo –“pitar al himno sube la prima de riesgo”-, Wert, etc.) les traía al fresco el partido. Son equipos de Bilbao y de Barcelona, no de Euskadi ni de Cataluña, organizados en sociedades anónimas o deportivas. Pero les duele el himno. El insigne embajador Trillo (a ver si arregla lo de Gibraltar) conquistó el pedrusco de Perejil, nos colocó una bandera inconmensurable en la plaza de Colón y ahora Wert puede incluir en “Educación para la ciudadanía”, junto al tema del “nacionalismo excluyente”, el del “himno incluyente” y cantarlo todos los días al empezar el colegio, mano en pecho a  lo americano, como en aquellos tiempos, al frente.

¡Uy¡, la copa de la reina. De lo que se entera uno: que la final la van a jugar, el domingo, el Atletic Club de Bilbao y RCD Espanyol, en Las Rozas. ¿Otra vez el lío del himno? Que va, es fútbol femenino. Mujeres y hombres: ahí está la prueba de lo que le interesa a la Presidenta. Tomad nota.

El duelo de Wert por  “el cojonudito español”. También va de fútbol y de Manolo Preciado. No es muy extensa la bibliografía del ministro, pero, como hooligan del Madrid y fan de Mouriño, escribió un artículo  en su defensa y en ataque a Manolo Preciado, aunque no citó bien ni la frase de Mouriño ni la respuesta de Preciado, pero se montó el artículo. Y estos errores en las citas los ha repetido ahora como ministro; así que algo le pasa. ¿Cómo ministro de Deporte ha enviado un telegrama o condolencia por este motivo? Carlos Fuentes no le debe gustar mucho, porque el telegrama que envió… nada de nada de excelencia.

El duelo de Matas y la Pantoja. Hay mucha desigualdad en el mundo y estos dos están muy dolidos. Jaume Matas porque ve que discriminan a Camps y no le procesan como a él, e hizo igual de negocios con Urdangarín. Y la Pantoja, que ella sí tiene himnos de España, se ve peor tratada que la infanta Cristina. Ella también era consorte del Julián y no sabía ná de ná. Y está muy, pero que muy dolida. (Juzguen los lectores)

El duelo de MAFO, exgobernador del Banco de España. Ahora está dolido porque no le dejan hablar y explicarse, pero eso le pasa por hablar tanto a destiempo. Venga  dar consejos al Gobierno (al que te nombró, desagradecido), meter el dedo en el ojo de los trabajadores, en los convenios, en los sindicatos, en las pensiones… y no veía la viga que tenía en los bancos y en los que le han cosido la boca. Si hubiera sido un poco más evangélico –por lo de la aguja y la viga-, los humildes paganos de las “participaciones preferentes”, al menos esos, no estarían como están. Sólo por esos, MAFO, debe dolerte, pero bien.

¡Ay¡, Carandell, sigue Celtiberia show. O, como dice un cartón del 15 M de 2011, “Poco pan, pésimo circo”

 

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: