Ángel Sabín

Por lo público

Esperanza Aguirre y el otoño

El órdago de Aguirre a Rajoy

 

Esperanza Aguirre se retira, al  menos por el momento. Ha sido todo un golpe de efecto, a su manera, aunque se venía preparando y rozaba últimamente el filo de la navaja. O de las navajas y navajazos que andaban por el aire y que no acababan de pillar carne.

A Esperanza Aguirre le ha sorprendido el inicio de curso sin tenerlo preparado y lo que parece que ha sido una sorpresa, no lo ha sido tanto.

Las razones personales. Ella misma las ha explicado: su enfermedad, de la que también ha dicho que está supuestamente curada, y su necesidad de una mayor dedicación a su familia. Razones poco creíbles porque tales circunstancias ya se daban hace año y medio cuando se presentó a la reelección y no renunció. Por tanto, lo personal no lo explica, aunque la mayoría de la prensa haya seguido esa línea de explicación.

¿Por qué ahora? Cuenta con mayoría absoluta en la Asamblea de Madrid, confeccionó las listas de sus diputados y controla con puño de hierro el partido en su territorio     (pregunten  a Granados, a Cobo, a Prada y a la misma Cospedal). Estas son las razones:

La primera razón tiene que ver con el déficit. Aguirre se pavonea de que Madrid es la comunidad menos endeudada, pero tiene un espía en el Gobierno, con Montoro, que conoce muy bien sus cuentas y que hasta hace unos meses aplicó los trucos de retrasar los pagos, cerrar la caja central  (el programa de gestión económica) en octubre o antes. Ese espía es Beteta, Secretario de Estado de Administraciones Públicas, que fue su Consejero de Hacienda. Ya en 2011 le faltaban algo más de mil millones de euros. Y este año sigue aplazando pagos: al transporte, a las becas, a las aportaciones a los centros públicos –colegios e institutos- y otros muchos. La lideresa no puede pensar en pedir un rescate; eso sería una afrenta. Y eso lo apoya en la situación de Cataluña, con la que Rajoy anda negociando y puede conseguir esa ayuda. Ahora ya la ha pillado con el pie fuera lo del referendun. ¡Quién la hubiera oído!

La segunda razón es el tema de EUROVEGAS. Ahí ella se ha estado partiendo el pecho en la pugna con Cataluña; ella sola. Y de pronto se le adelanta Mas, cuando ella ya había tenido la “intuición” de su victoria y de los 200.000 puestos de trabajo. Había conseguido el silencio vergonzoso de su obispo, Rouco, y el apoyo de su compañero de pupitre y empresario Arturo Fernández. Ya había echado algún órdago en relación al cambio de algunas leyes como la del tabaco y exención de impuestos, a cambio del populismo de los puestos de trabajo. Le había hecho un quiebro a Mas al decir que si no se quedaba el proyecto en Madrid, pues que fuese en cualquier sitio de España. Patriota, ella, por encima de todo. Lo que le dijo en realidad fue: Mas, majete, retírate, que no tienes ná que rascar en esto. Y Artur Mas se adelantó y sacó su propio conejo, con su banco de La Caixa que ya tiene los terrenos.

Cuando después del día de gloria de Mas llegó el anuncio de su victoria ya venía mermado y el hombre de los casinos tuvo que precisar que él no financiaba toda la operación, solo un 35 %. Y ahí empieza el segundo gran problema de Aguirre: su banco, Bankia, ni tiene terrenos ni dinero y necesita 4.500 millones de euros, por lo que hay que pedírselo a Rajoy, ese indeciso.

La tercera razón es el fracaso de su liderazgo nacional. Después del congreso de Valencia se había refugiado en su feudo, pero iba dando sus golpes para marcarle la agenda a Rajoy. Primero fue la campaña del IVA con la que consiguió que Rajoy firmara y gritara, insulso y primerizo, “no más iva”; después fue la devolución de las competencias de Justicia; la recentralización; su crítica a la subida de impuestos y a la política económica de Rajoy; su posición en el caso Bolinaga; la financiación de las Comunidades Autónomas. Había vuelto a primera línea, a su tono populista con su territorio controlado, pero apenas encontró más apoyo que el de Mayor Oreja en el caso Bolinaga. Sus compañeros barones no la seguían.

El órdago a Rajoy. Aguirre  se encontraba en un callejón sin salida y decide echar el órdago. No tiene otra salida como consecuencia de su forma de hacer política: personalista, populista y engreída. Tiene que resolver el problema del déficit y ella no puede ir con todos los demás. EUROVEGAS se lo tienen que resolver en el Gobierno; ella hizo el populismo. Y Rajoy acepta el órdago por lo económico: en cuanto al déficit, como todos; en cuanto a EUROVEGAS, las leyes no se pueden cambiar (en algún caso no se pueden cambiar por imperativo de la UE), no se pueden dar exenciones con la que cae y de los 4.500 millones ni hablar, pues están buenos el déficit y los bancos. Y le recordó: mira tu banco, Bankia, lo que nos está costando. Y Rajoy le gana el órdago, de corrido por lo económico, no por lo político. Por ese lado se le iría de las manos. Y Rajoy sabe que los barones no han dado el paso, aunque haya ronroneo por lo bajo. Y entonces Aguirre le amenaza con la dimisión de la Presidencia de Madrid. Imagínense a Rajoy: pues encantado; lo que quieras. Y acepta. Y entonces viene lo del sucesor, lo de Ignacio González, y Rajoy: lo que quieras, Esperanza; de acuerdo; sigue presidiendo el partido; ya hablaremos…

Si es verdad la leyenda, Rajoy se fue a fumar un puro. Ganar un órdago así bien lo merece. Esperanza Aguirre se va a sus queridos micrófonos, pero esta vez llorosa y para hablar de sus razones personales, de las que no le habló a Rajoy. Hasta ahí podía llegar.

Verán que poco se vuelve a hablar de eurovegas, con minúscula.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: