Ángel Sabín

Por lo público

Archivar para el mes “enero, 2013”

La LOMCE y los centros concertados (III)

 Wert y “la desviación estatal-asistencialista de los españoles”

Wert: “Porcentajes significativos se muestran abiertos a que la educación sea gestionada privadamente”

J.I. Wert en 1986

En 1978, con la Constitución Española, se inicia un nuevo camino para dar cumplimiento a lo que establece el artículo 27.1: “Todos tienen el derecho a la educación”. Derecho al que no habían tenido muchas generaciones de españoles. Por ejemplo, en 1937 fueron clausurados 33 institutos. El número de centros cerrados no se igualará con nuevas creaciones hasta 1959. En 1971, el 80 % de los centros de enseñanza media eran privados y los alumnos libres de bachillerato  el 33 %. Señalaba Maravall en el discurso de defensa del Proyecto de la LODE que, “en 25 años, entre 1939-1964, los alumnos de preescolar y general básica en centros estatales se mantuvo en 2.500.000. Por otra parte, las subvenciones a los centros privados fueron de 1.385 millones de pesetas en 1973; de 14.612 millones en 1976; y de 70.000 millones en 1982. En estos diez años, mientras que el presupuesto del Ministerio de Educación se multiplicaba por 7, las subvenciones a centros de EGB se multiplicaron por 50, y las destinadas a centros de Formación Profesional privados por 95”. Según el gobierno de la época, en 1970 había en España 524.120 niños sin escolarizar y se necesitaban 14.487 millones de pesetas. La OCDE calculaba que en Formación Profesional faltaban 600.000 puestos. El Estado había descargado su función en la enseñanza privada.

Hemos visto el determinismo social del proyecto de la LOMCE en la filosofía del talento; luego las vallas selectivas o reválidas que van delimitando y acotando los caminos de los alumnos. ¿Qué propone ahora Wert para los centros? ¿Qué propone para hacer efectivo ese derecho de todos a la educación? Leer más…

Anuncios

Navegador de artículos