Ángel Sabín

Por lo público

Wert y su Ley: Lo que dijo y lo que ha hecho (II)

“Quiero reivindicar el pacto constitucional en materia educativa”

“Nuestra voluntad de entendimiento es sincera”

 

(vanitatis.com) Wert y Gomendio (Secretaria de Estado de Educación), responsables de la LOMCE

Wert no se había pronunciado en público y fuera de la FAES, pese a su actividad de comentarista, sobre cuestiones educativas, salvo en un artículo de apoyo a  Aguirre, Cospedal y Feijóo, y contra las protestas de los profesores por los primeros recortes, titulado “La mala educación”.

Nombrado ministro, mantendrá una doble actitud y un doble lenguaje:  de consenso en la primera comparecencia en el Congreso y de enfrentamiento con los Consejeros de Educación y con los rectores, pasados los primeros meses, además de adoptar medidas como el cambio en Educación para la ciudadanía y los derechos humanos. Después, lo que ha venido en estos dos años de ministerio ha sido una cascada de medidas de recortes y de declaraciones, unas veces manipuladoras y siempre provocadoras, de mitin y no de debate. La respuesta a esta doble actitud la ha dado él mismo hace unos días, tras la aprobación de la LOMCE, en su charla en el Club Siglo XXI al afirmar que “comparte absolutamente” los principios y el programa del PP. Veamos.

Lo que dijo.  

-“Mi gestión al frente del Ministerio es en la rendición de cuentas y la fiscalización de resultados”.

-“Así que uno de los primeros cuidados que deben ocupar a los representantes de un pueblo grande y generoso es la educación pública”.(Citando a Argüelles…)

-“Quiero reivindicar aquí el pacto constitucional en materia educativa, que se plasmó en el artículo27 de la Constitución”.

-“Lo que ha sucedido estos años, Señorías, es que se han centrado los esfuerzos en dotar al sistema de muchos recursos para compensar el desequilibrio de partida de la educación española en relación a los países de nuestro entorno”.

-“El problema de la educación española no es fundamentalmente un problema de recursos”.

-“Centrarnos en la mejora de la calidad”.

-“Nuestra intención es hacerlo desde el diálogo y la participación con toda la comunidad educativa (profesores, alumnos, familias, sindicatos, instituciones educativas etc.). Con todos ellos, formularemos una Estrategia Nacional de Calidad”

-“Nuestra voluntad de entendimiento es sincera. Prueba de ello es que no hemos caído en la tentación de aprovechar la amplia mayoría que nos han confiado los

españoles para aprobar una nueva ley general educativa. No sería bueno que la educación española pasara de nuevo por un trance que sólo genera inestabilidad y desconcierto”.

-“Manteniendo y reforzando la equidad básica, que es la igualdad de oportunidades”.

-“Nuestro sistema educativo durante mucho tiempo ha desterrado por completo la “cultura de evaluación”. Durante casi 30 años la educación ha carecido de herramientas fiables para conocer el grado de progreso de los alumnos en competencia con…

Lo que ha hecho

Su metáfora culinaria de la “nación deconstruida” le lleva a proponer las medidas para reconstruirla, a su manera, esto es, destrozando los logros de leyes anteriores.

Difumina el sistema educativo público. Con la redacción tan abstrusa del artículo 2 bis (y otras medidas que complementan este objetivo), equipara a la educación pública con la privada y con todo lo que encuentra: las administraciones, profesionales, agentes, titulares de centros, relaciones, estructuras… Ya en la Ley del 70  y posteriores quedó claro el carácter subsidiario de la enseñanza privada y así lo explicó García de Enterría en un conocido informe. La situación de la educación en España hasta los años 70 fue debida a la consideración inversa: que el Estado era subsidiario de la enseñanza privada y, especialmente, de la religiosa. Aquí puede haber motivo de recurso constitucional, como lo hubo contra la LOECE, de Otero Novas, en 1980, y se ganó. 

Rompe el ciclo único 6-16 años. La enseñanza obligatoria y común hasta los 14 años en 1970 (LGE) y hasta los 16 (LOGSE), común-comprensiva, ahora baja a los 15 años de hecho, aunque mantenga el principio general de los 16 años. Así la Secundaria Obligatoria la divide en dos ciclos: el primero de 3 años (hasta los 15) y el otro ciclo de un año (a los 16). Pero a ese 4º curso ya no llegan todos. Prueba: desde los 15  e incluso desde 2º de ESO se pasa a la FP Básica y se da a los alumnos un certificado de lo que han estudiado y salen del sistema de la ESO.

Crea un sistema selectivo y segregador. La evaluación continua, los informes a las familias, la tutoría, la decisión colegiada del equipo de profesores, el sistema común y básico en el período obligatorio llevó a la supresión de las reválidas. Ahora se reponen las reválidas y las eufemísticas “evaluaciones generales” son el instrumento de la política selectiva. Política selectiva que se extiende en brazos de la especialización de centros, de proyectos especiales, de itinerarios. A la par, se aplican medidas segregadoras de los alumnos, a los que se echa del camino común porque ya no hay. Y el cinismo llega al justificar y pagar, esa sí, la segregación de alumnos por sexo.

Los nuevos valores. Dijo que quería “restablecer un sistema de valores de inspiración humanista”, pero rebuscando en las aportaciones lo que hay es la supresión de “Educación para la ciudadanía y los derechos humanos”, común para todos. A cambio, vuelta a la contrarreforma: “Religión” o “Valores sociales y cívicos” como materias troncales y también como optativas en la ESO. En Bachillerato incluye solo a la Religión entre las posibles materias específicas. Pero falta la aportación moderna y liberal: parte de la concepción de que cada alumno recibe talentos distintos (la párabola bíblica: 5, 3 y 1 talentos) y que lo mejor para la educación ciudadana es fomentar el “espíritu emprendedor”,-objetivo en Primaria-, y trabajar el “emprendimiento”, que luego aparece como materia en el primer ciclo de ESO y en 4º curso. Y la competitividad.

La participación. Este tema, -logro de la LODE, de 1985-, es, seguramente, al que le tenía más ganas el ministro y está política, social y constitucionalmente ligado al anterior, a los valores democráticos,  en oposición a la enseñanza autoritaria y a la dictadura política. En su curso en la Faes, Wert habla de la “deriva democrática”, del “concepto abusivo e invasivo de comunidad escolar”, del “cogobierno” en los centros y se pone con ahínco a desmontarlo: recorta las funciones decisorias del Consejo Escolar, de los profesores y se las da al director. A la vez, en los centros concertados vuelve a la situación de la LOECE, danto todo el poder a los titulares, aunque se financien con fondos públicos. ¿Qué va a hacer con los directores de centros?

Formación Profesional. Está orientada como otra red, con difíciles enganches con el sistema general, y concebida como un proceso selectivo. La FP Básica es el primer desenganche del ciclo obligatorio y común hasta los 16 ó 18 años. Con acceso desde los 15 años, un certificado y sin titulación. ¿Esto mejorará las estadísticas?

Las lenguas cooficiales. La filosofía de la “renacionalización de los partidos políticos” y el “restablecimiento de una visión positiva de la identidad nacional” la plasma en el tratamiento que da las otras lenguas de España, quitándolas del grupo de materias troncales y diluyéndolas en lo que regulen las administraciones en que existan esas lenguas. Da otra lectura al artículo 3 de la Constitución, considerando a las lenguas como manifestaciones folclóricas, lo que no se ha hecho en ninguna ley, ni en la LOCE con mayoría absoluta de Aznar.

Los profesores. España tuvo, en el curso 2012-13, 664.325  profesores en los niveles de enseñanzas de régimen general no universitarios (18.642 menos que en el curso 2011-12) y la LOMCE, que ellos tienen que ejercer día a día, no los nombra ni una vez en la declaración de intenciones del preámbulo de la ley, de 10 abigarradas páginas. En el articulado mantiene el nombre donde estaba en la LOE, pero no se fía de ellos y les quita la capacidad de decisión en las reválidas, lo que le interesa, y en la participación en el gobierno de los centros. Pero les ha tirado buenos viajes.

Habrá que analizar estos puntos con más detalle y escudriñar cuáles son las medidas de calidad que propone la ley, que se irán viendo en los decretos de desarrollo ya en marcha. Ha hecho una ley en solitario, sin consulta, oída la conferencia episcopal, roto el pacto constitucional, rota la equidad. Aprobada la ley, ha acudido al Eclesiastés (¡tendrá valor¡) para decir que “es tiempo de construir”. ¡Pues sí que ha hecho amigos¡

P.D. La intervención de Wert en el campus Faes en junio de 2010 (“La sociedad española ante la agenda de reformas”) ha desaparecido. No se puede acceder a ella desde enlace y tampoco aparece en el fondo de la Fundación, aunque sí está la intervención de otros, como de Guindos, en el mismo curso. Su artículo “España,¿la nación deconstruida?” tampoco responde al enlace y hay que encontrarlo buscando en “Cuadernos de pensamiento político”, octubre de 2006.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: